La radio

Salen cuatro alumnos y se colocan sentados frente al público. Cada uno de ellos elige ser el locutor de un programa de radio diferente: retransmisión deportiva, crónica política, predicador, consultorio sentimental, consultorio astrológico, el tiempo, cocina, etc.

El profesor se coloca detrás de ellos y pone la mano en el hombro de uno de ellos para escuchar su programa. Solo dejará de hablar cuando el profesor quite la mano de su hombro. El profesor decide ir pasando de uno a otro e incluso poner dos manos a la vez en distintos hombros, creando así una impresión de "interferencias".

No solo es un ejercicio muy divertido, sino muy útil para trabajar el control y la atención por parte de los "locutores".

Contacto