El abecedario

Se trata de crear una situación entre dos actores en la que el único condicionante es que deben empezar sus intervenciones del diálogo (de tema libre) por las letras del abecedario en orden. Se parte de una letra cualquiera y se inicia el diálogo hasta terminar la ronda de todo el abecedario. Por ejemplo, si empezamos por la P:
A.- ¡Paco! ¡Cuánto tiempo sin verte!
B.- ¿Qué es de tu vida, Pepe?
A.- Rodando por ahí, por esos mundos, ya sabes...
B.- Saber, saber... Hacía mucho que no nos veíamos...
A.- Tres años, más o menos.
B.- ¡Ufff! Es verdad...
A.- ¿Vendrás a la boda de mi hermano?
B.- Wenceslao ¿no? Pues no sé, chico.
Y así sucesivamente...
Para preparar bien esta improvisación conviene que los alumnos busquen palabras, especialmente con las iniciales más difíciles.
Se pueden hacer variantes: Dar un tema, introducir un tercer interlocutor, etc. 

Contacto