Yo sigo mi camino

Lo ideal es hacer este ejercicio en el gimnasio o en las pistas deportivas para que haya suficiente espacio, en un lugar pequeño puede resultar caótico, sobre todo al principio.
Se ponen todos formando un cuadrado amplio. La consigna es moverse por el espacio siguiendo un itinerario fijo y cerrado que cada uno se debe marcar. Antes de empezar, empleamos un minuto para que cada uno elija su itinerario. Sólo debe alterarse el itinerario para no chocar con otro. Las primeras vueltas deben servir para mecanizar el itinerario y a partir de la tercera o cuarta (cada uno cuando se encuentre preparado) la atención debe ponerse en las personas con las que uno se cruza. Se fija la mirada en uno y se mantiene mientras el itinerario lo permita, después se fija en otro, y en otro… El profesor puede ir introduciendo variantes: cuando se crucen con alguien deben saludar, por ejemplo.
Utilidad: la mecanización del movimiento en escena. Primero hay que mecanizarlo y luego atender a otros asuntos. 

Contacto