La máquina de movimiento continuo

Todos en círculo. Uno se sitúa en el centro y empieza a hacer un movimiento con una parte de su cuerpo (a la vez que emite un sonido) a ritmo más bien lento. A continuación sale otro que debe tocar al primero con una parte de su cuerpo y mover otra parte propia siguiendo el ritmo que marca el primero. A continuación sale otro y otro y otro… hasta formar una máquina en la que hay muchas piezas moviéndose al mismo ritmo. El que inició la serie puede ir cambiando de ritmo sin volver locos a los demás. Es bueno terminar a un ritmo fuerte, como si fuera una locomotora de vapor a punto de estallar. 

Contacto