Tensión/ Relajación

Con este ejercicio perseguimos tres objetivos:

Reconocer los grupos de músculos que podemos tensar o relajar conscientemente.
Relacionar la respiración con la tensión de los músculos.
Observar los beneficios de la distensión muscular.
Empezamos el ejercicio tumbados o sentados. Respiración consciente y regular. Vamos a tensar y relajar los grupos de músculos de manera ordenada. La fase de tensión debe ser corta (10 segundos) y coincidir con la inspiración del aire por la nariz y la pausa de los pulmones (apnea) antes de la expiración por la boca que coincidirá con la relajación de los músculos y que será más prolongada (unos 20 segundos).
Para seguir un orden, empezamos por la mano, el antebrazo, codo y hombro, primero de un brazo y después de otro.
A continuación pasamos a las piernas, el tórax, el abdomen, los glúteos.
Seguimos relajando la cabeza haciendo fuerza contra en suelo con la nuca (si estamos tumbados) o contra el respaldo del asiento.
Finalmente relajamos los músculos de la cara y la mandíbula. 

Contacto