Relajación del cuello

Posición: sentados, espalda recta, postura cómoda. Muy despacio vamos tomando conciencia de las tensiones que tenemos en los hombros y en el cuello. Rotamos primero los hombros: derecho hacia adelante, izquierdo hacia delante, derecho hacia atrás, izquierdo hacia atrás. Con cuidado vamos girando la cabeza:suavemente intentamos bajar la barbilla y después subir la cabeza hacia atrás. Después, sin mover los hombros, volvemos la cabeza hacia los lados.
Este ejercicio hay que hacerlo con mucho cuidado porque el cuello es una zona delicada que lleva mal los movimientos bruscos. 

Contacto