Seguir al jefe

Se pone una música que sea movidita y todos se empiezan a mover por el espacio. El profesor dice en voz alta el nombre de uno al que hay que imitar en los movimientos. Cuando para la música, el jefe dice: “Somos turistas…” y todos se comportan como turistas. Sigue la música, cada uno vuelve a ser él. El profesor nombra a otro jefe, cuando para la música dice: “Somos guardias de la circulación…” etc.
Es evidente que se ejercita la atención, la colaboración y la imaginación. 

Contacto