Una historia colectiva

Se sientan todos en círculo en el suelo dándose la espalda. En el centro se coloca el profesor de pie. Es conveniente que el ambiente favorezca la concentración: música suave y luz tenue.

Uno de los alumnos empieza la narración de una historia. El profesor toca en el hombro a otro alumno y éste toma el relevo de la historia cuando ve la oportunidad, así todos van interviniendo procurando:

a) Incorporar las aportaciones de los narradores que le han precedido.

b) Mantener el tono general de la historia o dar un giro inesperado.

c) No entrar en un bucle repetitivo.

Si se graba, al menos el audio, puede ser interesante la revisión.

Contacto