El chivo expiatorio

Este ejercicio está sacado de la página canadiense Dracmation, gracias.
Un alumno se coloca frente a los demás y elige una canción o una secuencia de sus réplicas que empieza a recitar en un bucle a un ritmo constante. El profesor autoriza a dos o tres (no más) "perturbadores" para que hagan lo posible por hacerle perder el hilo de su discurso uno a uno. No vale tocar al alumno. Cada perturbador tendrá un minuto para conseguir su objetivo e irá perdiendo su oportunidad si no lo consigue. Si uno de ellos consigue desconcentrar al primer alumno, ocupa su lugar.

Contacto