Del papel al actor

Este ejercicio lo aprendí de Jordi Prat en el Curso 2013 de Caixaescena. Es útil para explicar la diferencia que hay entre el texto escrito con el que se encuentra el actor y su interpretación.

Se reparte una cuartilla a cada alumno y se les pide que escriban una anécdota muy concreta: un momento de tu vida en que te sentiste especialmente guapo o especialmente feo. No se trata de hacer un texto muy elaborado, sino contar una anécdota real. Cuando la han escrito, se reparten desordenados y cada uno debe asumir la anécdota que le ha tocado como propia y contarla a sus compañeros como si fuese suya.

Contacto